El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha prometido este sábado en el Palacio de la Zarzuela su cargo de presidente del Gobierno ante el rey Felipe VI, un ejemplar de la Constitución y por primera vez en democracia sin símbolos religiosos, esto es, sin crucifijo ni Biblia.

Poco después de las 11.00 horas, Sánchez ha pronunciado la fórmula de promesa posando su mano sobre una Carta Magna abierta por el artículo 62, que establece las funciones del rey en relación con el Gobierno.

Con la llegada de Felipe VI a la Jefatura del Estado, la Casa Real cambió el protocolo y permitió que los altos cargos prometan ante el Rey sin símbolos religiosos, conforme a la libertad religiosa recogida en la Constitución, pero Sánchez es el primer presidente del Gobierno que prescinde de ellos. Casualmente el acto se ha producido precisamente el día en que se cumplen cuatro años del anuncio de la abdicación de Juan Carlos I.

Call Now Button
Share This
Abrir chat

Este sitio web usa Cookies propios y de terceros para mejorar la experiencia de usuario. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar